NOMOUSSE PRUEBA LA ELÉCTRICA ZERO FX CON POLLUX MOTION

Nos desplazamos hasta Cistierna, norte de León, ya en plenas estribaciones de los Picos de Europa, para encontrarnos con Álvaro y Jorge, fundadores de Pollux Motion para distribuir las eléctricas americanas Zero. Grandes aficionados a la moto de campo, nos explican las particularidades de las Zero FX, motos todo camino, que han adaptado al offroad con soluciones muy interesantes como la transmisión por cadena –original de correa-, freno trasero en la maneta izquierda, marcha atrás, freno “de mano”,  mapeados, etc, si bien han conservado intermitentes iluminación y otros elementos “urbanos” para transitar por asfalto sin riesgos.

En el puño derecho tenemos acelerador, paro motor, cambio de mapas –Eco, Custom y Sport- y freno delantero. En el puño izquierdo el freno trasero, bloqueo para “freno de mano”, control de luces y accionamiento de marcha atrás.

El motor es muy potente -piñón de salida coaxial al basculante-, con un par de 106 Nm (10,8 kgm cuando una 450 cc tiene 4,6 Kgm) desde cero rpm, y una potencia de 44 CV a 4.500 rpm que te llevan hasta 140 Km/h en modo Sport. Los tres mapas tienen por lo tanto una “curva” de potencia que es una línea recta desde las 0 rpm hasta el corte. El ruido motor es un ligero zumbido y solo oyes saltar las piedras y los neumáticos.

Empezamos en modo ECO. ¡Ojo, aunque estés parado, el motor no está “calado” salvo que tengas el paro motor accionado! Damos el primer acelerón y buscamos instintivamente  la palanca  para pasar a segunda… Nos reímos de nuestra torpeza pues ni hay marchas ni el par decae. A media mañana pasamos al modo Custom, más potente. En el Sport “hay que atarse los machos”.

Por las pistas, la moto va de escándalo. Siempre tienes empuje. A la primera curva que llegamos lanzados, buscas el freno trasero con el pié hasta que te acuerdas que lo llevas en la mano izquierda. La respuesta al “gas” es inmediata y siempre tienes empuje. Hay que aprender a dosificar “gas” pues no llevas embrague y, en terreno deslizante, hay que cogerle el punto a tanto par. Aún a velocidad alta, por una pista, levantas rueda para pasar una regatera sin problema.

Por sendas y trialeras sencillas, la moto se maneja muy bien y responde siempre. Para meterse en más dibujos, hay que tener más experiencia pues la moto pesa más que las de combustión, las suspensiones tienen menos recorrido y están endurecidas para no hacer topes.

En resumen, la zona de Cistierna es una maravilla para hacer enduro y disfrutar del entorno y la gastronomía –muy recomendable el H. Vadinia y su Restaurante La Camperona-. El terreno tiene piedra y roca caliza con arcilla por lo que es recomendable llevar la seguridad y tracción que te da un tubeless como nomOusse. Hicimos una ruta de 60 Km, mixta -pistas, sendas y trialeras- con Alvaro y Alberto -de la cuadrilla de Pollux y con varios campeonatos de Cross Country-. Pasamos un día estupendo y disfrutamos de una experiencia endurera inolvidable. Volvimos a Rioja enamorados del  motor de la Zero y convencidos de que si en USA se proponen hacer una moto de 100% enduro tiene mimbres para ello. Volvimos con el 20% de reserva de batería pues en las retenciones y accionando el freno delantero entra el modo regenerativo –unos 75 a 80 km de autonomía-.  Gracias a Jorge, Álvaro y Alberto.

Jacobo y Javier de nomOusse   www.polluxmotion.com

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito